Contacta   |   Afíliate   |  

El PP concede al País Vasco nuevos privilegios económicos que perjudican a las empresas riojanas

0

El PP concede al País Vasco nuevos privilegios económicos que perjudican la competitividad de las empresas riojanas.
Miguel González de Legarra, PR+

Miguel González de Legarra, PR+

El Partido Riojano critica la decisión del Gobierno de Rajoy de conceder una rebaja del 50 % de la tarifa eléctrica solo a la industria vasca, generando nuevos privilegios y aumentando la brecha de la competencia desleal con nuestros vecinos.

El viernes pasado, el Congreso de los Diputados aprobó finalmente la controvertida Ley del Sector Eléctrico, con la que el Gobierno de Rajoy pretende reordenar el sector y acabar con el déficit de tarifa que se produce porque los ingresos no cubren los costes del sistema eléctrico actual.

Esta nueva Ley  fue aprobada con el voto a favor de los diputados riojanos del PP, a pesar de que incluye el recorte de las primas a las renovables que, como ya hemos denunciado en alguna ocasión desde el Partido Riojano, afecta a numerosas familias y pequeños inversores riojanos que van a ver como, con esta Ley, se esfuman cientos de millones de euros procedentes en gran parte de pequeños ahorradores y aboca igualmente a la ruina a varias empresas que ya han tenido que prescindir de sus trabajadores.

Desde el Partido Riojano contemplamos con perplejidad la decisión adoptada por el Partido Popular con la que queda patente la visión cortoplacista de un Gobierno que para salir de la crisis ha decidido destruir empleo, aplicando recortes en uno los sectores más productivos, y provocando con esta decisión, la fuga masiva de universitarios, de investigadores y de empresas innovadoras.

Salvo el PP, todos los demás grupos parlamentarios criticaron con más o menos dureza el contenido de la Ley y reconocieron que esta Ley del PP no va a conseguir resolver el principal problema que arrastra el sector eléctrico español que es el déficit tarifario cuyas consecuencias, como todos sabemos muy bien, estamos pagando todos los españoles.

Sin embargo, a pesar de no compartir su contenido, los partidos nacionalistas, tanto el PNV como CiU, votaron a favor de la Ley, a cambio de nuevos privilegios que el PP les concedió en ese permanente juego que le hace enfrentarse con dureza dialéctica a los nacionalistas mientras que, por debajo de la mesa, les concede todo tipo de prebendas.

En este caso, el apoyo de los nacionalistas catalanes lo consiguió gracias a la concesión de nuevas competencias a las autonomías, pero en lo que me quiero detener especialmente hoy, es en el acuerdo alcanzado con los Nacionalistas Vascos. Un acuerdo por el que hay que felicitar a nuestros vecinos, a los que hay que reconocer su habilidad política aunque sea a costa del ridículo del Gobierno de España y de los perjuicios que, de ese acuerdo, se van a derivar para La Rioja.

Y afirmo que se van a derivar perjuicios graves, porque lo que el Gobierno de Rajoy ha pactado con el PNV en el Congreso, es una rebaja en la tarifa de la energía eléctrica para las industrias vascas que reducirá en un 50 % la que actualmente paga la industria de la región vecina. Un 30% en 2014 al que se sumará otro 20% a partir del 2015.

Es decir: el PP, a cambio de un voto que no necesitaba para sacar adelante la Ley, pacta una rebaja de por vida, del 50% en los costes energéticos para todas las industrias del País Vasco. Un acuerdo que evidentemente, va a convertir a las empresas vascas en empresas mucho más sostenibles y con menores costes fijos en algo tan importante y tan decisivo para garantizar la competitividad empresarial como lo es la factura eléctrica.

Con este acuerdo las empresas vascas van a lograr reducir en 50 millones de euros lo que actualmente pagan por acceder a la red eléctrica. El ahorro para el sector industrial del País Vasco será de 30 millones de euros en 2014 y a los que hay que sumar otros 20 millones de euros más a partir de 2015.

Es decir: todas las empresas vascas van a conseguir reducir a la mitad los costes correspondientes a los peajes de acceso a la red eléctrica, mientras que las empresas riojanas, por el simple hecho de estar al otro lado del Ebro y gracias a que el voto de sus diputados en el Congreso no vale nada, seguirán pagando lo mismo.

Es decir: gracias a este acuerdo del PP con los nacionalistas vascos, las empresas riojanas serán menos competitivas. Cualquier empresa riojana pagara una factura energética un 50% más alta que una empresa que esté situada en Laguardia, en Oyón o en Vitoria.

Por lo tanto, lo que han hecho con su voto los diputados riojanos del PP y el propio Partido Popular, con el consentimiento de Pedro Sanz que es su máximo dirigente, es otorgar al sector industrial vasco unas mejoras económicas, unos nuevos privilegios que son fundamentales en el cálculo del coste fijo que tienen que soportar todas las empresas.

Cualquier empresa vasca que tenga unas tarifas iguales o superiores a 30 kw se verá beneficiada por unos descuentos en sus tarifas del 50%, algo que en La Rioja no solo no sucederá, sino que el precio de la energía aumentará como ya lo ha hecho en 2013 y pasará también con total seguridad en 2014.

La energía eléctrica es un factor fundamental en la competitividad de las empresas y ahora el País Vasco, gracias al Gobierno del PP, tendrá unas nuevas ventajas económicas y de servicios importantes que vuelven a dejar a las empresas riojanas en una clara desventaja competitiva.

Luego tendremos que escuchar a Pedro Sanz y al PP afirmar que se han acabado los privilegios, que ya no hay diferencias y que el Gobierno de Rajoy es el único que compensa a La Rioja por las consecuencias de los privilegios fiscales de nuestros vecinos, pero la realidad es que, además de que esos privilegios fiscales persisten, es el PP el que, de forma constante, les concede otra serie de privilegios con los que consiguen situar a nuestras empresas en una clara inferioridad de condiciones.

¿Cómo se piensan compensar estos nuevos privilegios? Seguro que el Gobierno seguirá incluyendo en los presupuestos de La Rioja esos 18 millones de euros como compensación del Efecto Frontera; pero la realidad es que nunca llegan. Y, en el mejor de los casos, estoy seguro de que los empresarios riojanos preferirían una rebaja del 50 % del coste de su gasto energético en vez de un edificio como el del Banco de España cada 25 años. De eso casi estoy seguro.

Y respecto a las nuevas empresas que puedan fijarse en La Rioja para invertir, ¿qué podemos pensar? El propio Presidente Sanz anunciaba el martes pasado que tiene sobre la mesa nuevos proyectos de empresas que podrían estar pensando en ubicarse en La Rioja. Ojala sea así,¡ojala! pero me temo que cualquier inversor que piense montar una empresa y se entere de que, a solo 5 kilómetros de Logroño, además de las ventajas y privilegios fiscales, su factura eléctrica le va a costar un 50 % menos que en La Rioja, pensará seriamente su decisión.

Lo que los diputados riojanos del PP han conseguido con su voto a esta Ley es que las empresas riojanas tengan que sumar a la deslealtad fiscal que ya supone el régimen foral de nuestros vecinos, otra nueva forma de competencia, igual de desleal, en forma de rebaja de las tarifas eléctricas al sector industrial vasco, con la diferencia de que este no es un privilegio reconocido por la Constitución, sino que es simplemente la consecuencia de un acuerdo con el PP, que es aplaudido y bendecido por Pedro Sanz.

Compartir.

Comentarios cerrados.