Contacta   |   Afíliate   |  

El PR+ denuncia el desmantelamiento del Hospital de La Rioja en beneficio de clínicas privadas

0

Desde el Partido Riojano llevamos ya unos cuantos años denunciando la estrategia que viene desarrollando el Gobierno de La Rioja para desmantelar la sanidad pública.
Miguel González de Legarra y Rubén Gil Trincado, PR+

Miguel González de Legarra y Rubén Gil Trincado, PR+

En el Hospital de La Rioja tenemos el mejor ejemplo de la estrategia de desmantelamiento y destrucción de la Sanidad Pública que practica Pedro Sanz y su Gobierno.

En este Hospital de La Rioja en el que hoy nos encontramos, tenemos el mejor ejemplo de esa estrategia de autodestrucción que viene practicando el Gobierno de Pedro Sanz. Un hospital en el que, durante lustros se han estado invirtiendo cientos de millones de dinero público y en el que hoy, sin embargo, podemos observar como unas instalaciones sanitarias públicas que estaban en perfecto estado, han sido desmanteladas con el único objetivo de favorecer que determinadas empresas privadas que han pasado de gestionar ladrillos a gestionar pacientes, mejoren sus cuentas de resultados.

El Hospital de La Rioja, además de haber desmantelado algunos de los más importantes servicios que ofrecía, mantiene actualmente cerradas la segunda y tercera plantas, prácticamente en su totalidad.

Estamos hablando de más de 80 habitaciones cerradas a cal y canto, nunca mejor dicho, ya que están incluso cerradas con llave. Pero lo más grave también es que, en estos momentos, ni siquiera sabemos si el material sanitario con que se dotaba a estas habitaciones y a los Servicios que se han desmantelado, está en el Hospital o ha desaparecido como ya ha sucedido en alguna otra ocasión con material del Hospital San Pedro.

Las decisiones adoptadas por el Gobierno de Pedro Sanz en los últimos años, han conseguido que ahora mismo, en este Hospital, solo se presten los servicios de cuidados paliativos, psiquiatría, geriatría y la unidad de trastornos de la alimentación, poco más.

Además se ha suprimido cualquier otro servicio sanitario como el de medicina interna o enfermedades infecciosas; se ha despedido a decenas de trabajadores en todos los ámbitos e incluso se ha eliminado el servicio de cocina que ahora se presta directamente desde el San Pedro.

Teníamos un Hospital en el que, durante años, se ha estado invirtiendo una muy importante cantidad de dinero público, un hospital que se había conseguido modernizar, que estaba por lo tanto en perfectas condiciones y que contaba con unos profesionales sanitarios excelentes y sobre el que, en estos momentos se está realizando un ERE encubierto, en el que no se cubren las bajas y que está sufriendo una drástica política de recortes económicos con la clara intención de programar su cierre como Hospital para beneficiar a empresas privadas que han colocado hospitales privados al lado de los públicos como sucede en Logroño o Calahorra.

Es absolutamente bochornoso comprobar que decenas de habitaciones y servicios sanitarios como los que cuenta este hospital y que se encuentran en perfectas condiciones, permanecen cerrados mientras que, al mismo tiempo, con dinero público se están pagando a determinados grupos sanitarios privados, 127 euros por cada cama con derecho a rehabilitación o lo que aún es más grave, se están pagando 107 euros por cama, aunque no se utilice, mientras aquí mismo tenemos decenas de camas inutilizadas.

Un hospital que podía estar prestando un servicio de urgencias de proximidad, un servicio de urgencias de atención primaria que descargue trabajo y pacientes del hospital San Pedro que se encuentra absolutamente desbordado y constantemente saturado. Un hospital en el que hay infinidad de instrumental médico sin utilizar, tecnología sanitaria parada y sin cumplir con su función.

Mientras este hospital se desmantela, el Gobierno de La Rioja ha pagado 20 ME en los últimos tres años a centros privados a los que está desviando pacientes de la sanidad pública, una cantidad de dinero que perfectamente se podía haber ahorrado ya que en este hospital contamos con todo lo necesario para no desviar pacientes.

En estos momentos, el Gobierno de La Rioja está más interesado en llenar los nuevos centros sanitarios privados como el de la Policlínica Valvanera al lado de San Pedro, que en aprovechar los excelentes recursos con los que cuenta este hospital y que ahorrarían millones de euros de todos los riojanos solo con abrir sus puertas y reforzando personal, algo que reclama todo el ámbito sanitario desde hace mucho tiempo.

Estamos pagando millones de euros por lo mismo que tenemos cerrado, las listas de espera se disparan por falta de camas y sin embargo aquí detrás tenemos dos plantas cerradas.

Lo mismo que en los sótanos y en la planta baja de este hospital donde hay servicios sanitarios que funcionan de forma mínima como el área de mamografía y ecografía con la que cuenta este hospital y aparatos sanitarios de alta tecnología que costaron muchísimo dinero, que se pagaron con dinero público y que no sabemos ni su uso ni su destino.

Compartir.

Comentarios cerrados.