Contacta   |   Afíliate   |  

No tiene sentido que el Ayuntamiento de Logroño permita la especulación con una parcela municipal

0

Julio Revuelta, advirtió del incumplimiento de las condiciones establecidas en el pliego por el que se enajenó, en el año 2003, una parcela dotacional junto al Hospital San Pedro, que finalmente se adjudicó a la empresa Hekania, (participada al 50% por la constructora LMB)

En 2006, esta empresa presenta el proyecto para la construcción de una residencia, en la modalidad de pisos tutelados para mayores, y, en ese proyecto nada se dice de que se vaya a destinar una parte del edificio a clínica.
A lo mejor es que Pedro Sanz tiene prisa por devolver a determinadas empresas algunos favores que estas le han hecho previamente, y hacerlo antes de que los ciudadanos le manden a su casa.

A lo mejor es que Pedro Sanz tiene prisa por devolver a determinadas empresas algunos favores que estas le han hecho previamente, y hacerlo antes de que los ciudadanos le manden a su casa.

Ahora, después de 10 años sin que se haya iniciado actividad alguna de residencia de mayores, la empresa adjudicataria pretende alquilar parte del edificio a otra empresa, en este caso VIAMED, para que traslade allí la Clínica Valvanera.

Desde el Partido Riojano ya hemos demostrado que se incumple claramente el pliego de condiciones y, hasta el momento, las respuestas facilitadas por el equipo de Gobierno municipal y por la propia alcaldesa, no han demostrado que esto no sea así. Hasta ahora, la alcaldesa se ha apoyado en las características iniciales de la parcela y en las del plan general, que no son de aplicación en este caso, pero nunca se ha apoyado en sus declaraciones en el proyecto presentado en 2006 que, tal y como lo expresa claramente la condición 12 del pliego, es el único documento que hay que tener en cuenta.

También se escuda en los técnicos municipales, pero también es evidente que los informes técnicos se harán para responder a lo que se quiera preguntar a los técnicos y, claro, si no se les pregunta por lo que interesa, estarán atados de manos y no podrán responder a lo que no interesa. Y sería interesante que la alcaldesa de Logroño les diera a los técnicos la oportunidad de pronunciarse sobre si se dan las condiciones no solo para imponer sanciones, si no, por ejemplo, para resolver o declarar caducado el contrato inicial, o si se dan las condiciones para que el Ayuntamiento pueda recuperar la parcela, son muchas cosas las que se podrían preguntar a los técnicos que, en cualquier caso, también hay que recordar que también tienen su responsabilidad en el expediente.

Lo que nadie puede poner en duda es que se han producido todo tipo de incumplimientos en los plazos y hay que reconocer que hasta el momento, principalmente debido a la crisis, se ha sido exquisitamente tolerante en la concesión de las prórrogas que están contempladas en la condición 12.3 del pliego, pero también está claro que estas prórrogas están siempre pensadas para ofrecer una flexibilidad en los plazos para cumplir con la ejecución del proyecto presentado, pero no para que el adjudicatario especule con la parcela y cambie de uso e incluso de empresa.

Y precisamente por esto, porque la tolerancia en los plazos debe establecerse para permitir cumplir las obligaciones y no para especular, es por lo que, desde el Partido Riojano, proponemos que se conceda un plazo inexcusable a Hekania, la empresa adjudicataria, como máximo de seis meses, para que inicie la actividad para la que se le cedió la parcela municipal y, de no ser así, que por parte del Ayuntamiento de Logroño se acuerde la imposición de sanciones con arreglo a la condición 17 del pliego y, si fuera necesario, se proceda a la resolución del contrato aplicando la condición 18 o, en su caso, se haga la declaración de caducidad con arreglo a la condición 22.

Lo que no tiene sentido es que el Ayuntamiento de Logroño permita la especulación con una parcela municipal.

En este sentido, resulta hoy muy clarificadora la información que publican todos los medios sobre el expediente sancionador incoado ahora por el Ayuntamiento ante el retraso en el cumplimiento del contrato. Clarificadora porque es evidente que este expediente se ha tramitado como consecuencia de la denuncia realizada por el Partido Riojano. Porque la voluntad del PP ya se vio cual era, en marzo de este año, cuando se “olvidó” de requerir a esta empresa mientras si lo hizo con las otras 5….

Hay que recordar que fue en marzo cuando el ayuntamiento requiere a 5 adjudicatarios a los que ahora se les incoa expediente, entre los que no estaba Hekania. ¿Por qué no se le requirió entonces? ¿Por qué ahora se suma esta empresa a los requerimientos anteriores? Es claro que ha sido por la presión de la oposición y en concreto por nuestra denuncia. El ayuntamiento no ha tenido más remedio que incorporar a esta empresa, pero la voluntad ya se ha visto cual era.

No deja de llamar la atención el hecho de que, en todos los cambalaches que prepara el Partido Popular desde el Gobierno o los ayuntamientos, siempre aparezcan los mismos protagonistas. En este caso, la constructora LMB, la gran aliada del PP y del Gobierno de La Rioja. Estamos hablando de la empresa a la que el Gobierno de Pedro Sanz se empeñó en adjudicarle la construcción de la famosa Ecociudad, para la que también recuerdo por cierto que existieron numerosos informes técnicos que avalaban la decisión del Gobierno y que, sin embargo, finalmente fue abortada con mucha dureza por una Sentencia del Tribunal Supremo. Estamos hablando de la misma empresa a la que también se le adjudicó la construcción de la residencia Las Tejeras y que renunció sin que hasta el momento haya dicho el Gobierno si se le incautó la fianza o no. Una empresa que acumula decenas de millones de euros en adjudicaciones por parte de las administraciones que controla el PP, (Gobierno y ayuntamientos…)

Desde el Partido Riojano entendemos que, en los tiempos que corren, ante la situación de crisis que vivimos, desde la administración se trate de ofrecer todo tipo de facilidades para que las empresas puedan afrontar sus propias dificultades, pero en este caso, estamos ante dos empresas sobre las que el PP y el Gobierno de La Rioja se están volcando de manera especial desde hace varios años. La mayoría de las adjudicaciones, las principales privatizaciones, acaban, desde hace años, en manos de LMB y de Viamed.

En este caso concreto, llegamos al extremo de que, desde la propia administración pública, se busca una solución al interés particular de unas empresas que además, siempre son las mismas. Parece como si el PP le debiera algo a estas empresas.

Cuando, además, algunas de esas adjudicaciones, coinciden en el tiempo con los apuntes de la contabilidad B del PP que su propio Tesorero nacional ha denunciado ante el Juez…, pues yo creo que es normal que se enciendan todas las luces de alarma, especialmente cuando ni el PP ni el propio Pedro Sanz, están dispuestos a ofrecer ningún tipo de explicación razonable sobre estos asuntos.

Desde luego, desde el Partido Riojano sí queremos insistir en que si el Ayuntamiento de Logroño insiste en llevar a término el cambalache administrativo que anuncia, nos reservaremos la posibilidad de ejercer las acciones presentes (recursos administrativos, acciones legales) o futuras (en el caso de tener responsabilidad en el Ayuntamiento) para tratar de frenar cualquier irregularidad y exigir las responsabilidades de todo tipo que puedan desprenderse de estas acciones del equipo del PP.

Nos gustaría conocer qué tipo de compromiso ata a Pedro Sanz con estas dos empresas para ejercer de alcalde e insistir en una solución tan llamativa e irregular como la que plantea. Tiene que ser muy fuerte como para estar forzando al Ayuntamiento a cometer una irregularidad y obligar a la propia Alcaldesa a salir públicamente a defender lo que, por otro lado dicen que es una cuestión administrativa.

A lo mejor es que Pedro Sanz tiene prisa por devolver a determinadas empresas algunos favores que estas le han hecho previamente, y hacerlo antes de que los ciudadanos le manden a su casa.

Compartir.

Comentarios cerrados.